Semblanza

Los editores te piden, para llenar una solapa del libro, una semblanza del autor. De las acepciones de la palabra semblanza, voy a elegir la segunda, puesto que en mi primer libro de cuentos, Yo no lo haría , elegí la primera: «Breve biografía de una persona». La segunda es: «Descripción de sus rasgos físicos o espirituales».

La primera parte es fácil de cumplir: soy un vejete bajito, miope, que conserva aún bastante pelo, alguien parecido al Barry Fitzgerald de El Hombre tranquilo.

Lo segundo es prácticamente imposible. Sigmund Freud nos dividió en tres entes: el yo, el superyó y el ello. Además de esa trilogía, pienso que somos varias personas no solo en un corte horizontal, sino vertical a lo largo del tiempo. Somos varios individuos que escribimos sucesivamente una misma historia.

Durante mucho tiempo, escribí un diario. Cuando leo sus páginas, pienso: «yo ya no soy este», es la memoria del pasado la que hace nuestro yo. Y mi pasado, no demasiado alterado, está en mis novelas y mis cuentos.

Mostrando todos los resultados 2

Carrito de la compra

1
Pulsa Enter para buscar o Esc para cerrar